La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

E VANGELIO DE SAN MARCOS Evangelio de Jesucristo Hijo de Dios.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "E VANGELIO DE SAN MARCOS Evangelio de Jesucristo Hijo de Dios."— Transcripción de la presentación:

1 E VANGELIO DE SAN MARCOS Evangelio de Jesucristo Hijo de Dios

2 PROGRAMACIÓN I. CUESTIONES INTRODUCTORIAS II. EVANGELIO Y EVANGELIOS III. DE JESÚS A LOS EVANGELIOS IV. Tres claves para leer los evangelios

3 I. CUESTIONES INTRODUCTORIAS INTRODUCCIÓN Los Evangelios son los libros más leídos de toda la Biblia, porque hablan de Jesús. En ellos encontramos los episodios más significativos de su vida y sus principales enseñanzas. Sin ellos la memoria de Jesús habría quedado reducida a algunas informaciones esporádicas que recogieron los historiadores de su época, o a algunos recuerdos conservados en el resto de la literatura cristiana de los primeros siglos.

4 Los evangelios son algo más que una colección de noticias sobre Jesús. Los primeros cristianos, transmitieron sus enseñanzas y el recuerdo de sus signos como quien cuenta el origen y el motivo de la profunda transformación que se había producido en sus vidas. Para ellos, los recuerdos de Jesús no eran sólo una noticia, sino una BUENA NOTICIA.

5 Eso es lo que significa Evangelio: BUENA NOTICIA. Esta palabra no fue inventada por los cristianos, pues mucho antes que ellos, griegos, romanos y judíos la utilizaban para referirse a acontecimientos que eran para ellos una buena noticia.

6 Noticia que causa felicidad. ¿Cuál es esa buena noticia? Para los primeros cristianos, esa buena noticia es JESUCRISTO : su vida, su mensaje, su salvación. Todo eso es una buena noticia. Es el evangelio de Cristo.

7 Por tanto, los Evangelios no son biografías de Jesús, aunque en ellos encontremos hechos y acontecimientos de su vida. En la vida de Jesús no hubo un cronista que fuera siguiendo paso a paso a Jesús y apuntara todo lo que él hacía y decía. Los evangelios no son escritos redactados por biógrafos interesados en recoger con precisión las palabras y los hechos de Jesús tal como sucedieron históricamente.

8 Se trata más bien de testimonios de fe de hombres que han creído en Jesucristo resucitado y que pretenden, de diversas maneras, anunciar a Jesucristo y proclamar la salvación. La intención de los evangelistas al escribir los evangelios fue: a)Dar a conocer lo más significativo de la vida y el mensaje de Jesús. b) Dar testimonio de su fe en Jesús como Salvador e Hijo de Dios. c) Invitar a otros muchos a que creyeran en Jesús.

9 II. EVANGELIO Y EVANGELIOS Los primeros cristianos, lo mismo que nosotros, distinguieron entre evangelio y los evangelios: El evangelio era el mensaje de Jesús y sobre Jesús. Los evangelios eran los escritos que contenían dicho mensaje. En los primeros siglos de la Iglesia fueron compuestos muchos de estos escritos. Cuatro de ellos fueron integrados en el canon o lista de libros sagrados del Nuevo Testamento y se conocen con el nombre de evangelios canónicos; otros muchos, que no fueron recogidos en dicho canon, reciben el nombre de evangelios apócrifos.

10 Evangelios canónicos. Los evangelios canónicos son aquellos que fueron aceptados por las primeras comunidades cristianas como inspirados, y pasaron a formar parte del canon o lista de los libros inspirados del nuevo testamento. Son los evangelios de Mateo, Marcos, Lucas y Juan.

11 Estos cuatro evangelios representan dos tradiciones. a)Los tres primeros (Mateo, Marcos y Lucas) tienen muchas cosas en común, porque dependen de una misma tradición, como veremos más adelante. Se llaman sinópticos, porque pueden ser leídos en paralelo ( syn= juntamente; opsis= visión) b)El evangelio de Juan es notablemente diferente a los tres sinópticos.

12 Evangelios apócrifos. En los primeros siglos de la Iglesia surgieron otros escritos que también recibieron este nombre. Son los evangelios apócrifos, palabra que en griego significa oculto o escondido. Algunos grupos cristianos los llamaron apócrifos porque, según ellos, contenían enseñanzas ocultas de Jesús, que estaban reservadas sólo a los iniciados.

13 Atendiendo a sus contenidos pueden clasificarse en: Evangelio de la Infancia: Narra el milagroso nacimiento de Jesús, o los milagros realizados por él durante su infancia. El más conocido es el protoevangelio de Santiago, que cuenta el nacimiento milagroso de la virgen; en él se dice también que sus padres se llamaban Joaquín y Ana. Ha sido muy importante en el desarrollo de la mariología. Evangelios de dichos: Son colecciones de dichos y enseñanzas de Jesús sin un marco narrativo. Los dos más conocidos son el evangelio de Tomás y el aprócrifo de Santiago

14 Evangelios de la Pasión y resurrección: Intentan completar los relatos de la muerte y resurrección de Jesús. El más conocido de todos es el Evangelio de San Pedro, en el que este apóstol cuenta en primera persona los acontecimientos de la pasión del señor. Diálogos del Resucitado: Recogen enseñanzas del resucitado a algunos de sus discípulos. Las enseñanzas conservadas en ellos son de tipo esotérico, y apenas tienen relación con las del Jesús terreno.

15 Interés de los evangelios apócrifos: Los evangelios apócrifos son, en la mayoría de los casos más tardíos que los evangelios canónicos, a los que intentan completar. Esto significa que son poco útiles para recuperar recuerdos de Jesús. Sin embargo algunos de ellos son interesantes para el estudio de los dichos de Jesús, y para conocer cómo pensaban y vivían algunos grupos cristianos de los primeros siglos.

16 El evangelio antes de Jesús El término evangelio se utilizaba sobre todo en la propaganda imperial. Un ejemplo de ese uso es la inscripción que la ciudad de Priene dedicó a Augusto en el año 9 d.C., en la que su nacimiento se celebraba como una buena noticia para el mundo.

17 También los judíos utilizaba la palabra evangelio para referirse a las buenas noticias de la vida ordinaria ; (2 Sm 18, ; Jr 20, 15); pero en el profeta Isaías, esta buena noticia era ante todo la llegada de Dios como rey (Is 52, 7; Is 40,9; 60,6; 61,1). La buena noticia anunciada por Isaías consiste en la cercanía de Dios que viene a reinar sobre la ciudad santa y sobre su pueblo.

18 El evangelio cristiano Para los primeros cristianos el evangelio era fundamentalmente el anuncio de la buena noticia de Jesús y sobre Jesús. Pero se produce una evolución en el uso del término evangelio. Los evangelistas presentan a Jesús anunciando la buena noticia del reino (Mc 1, 14) que trae la salvación. Después de la pascua, el contenido de la buena noticia se centró en el anuncio de la muerte y resurrección de Jesús (1Cor 15, 1.3-5) y más tarde pasó a designar el conjunto del mensaje cristiano (Hch 10,37- 41).

19 Poco a poco, la palabra que los cristianos habían tomado del lenguaje diario se fue cargando de un contenido muy preciso: El evangelio era la buena noticia de la llegada del reinado Dios, que se había hecho presente en Jesús resucitado.

20 DE JESÚS A LOS EVANGELIOS ¿Qué sucedió en los años que pasaron entre la muerte de Jesús y la redacción final de los evangelios? Jesús comenzó su actividad pública en torno al año 27, pero los evangelios no comenzaron a escribirse hasta finales del año 60. Entre la predicación de Jesús y la redacción del primer evangelio pararon al menos 40 años. ¿Cómo se transmitieron las palabras y los recuerdos sobre Jesús durante aquel tiempo? ¿Podemos fiarnos de los que nos cuentan los evangelios? Para responder a estas preguntas es necesario conocer cómo nacieron y se transmitieron los recuerdos sobre Jesús en el grupo de sus discípulos y en las comunidades cristianas.

21 En la historia de los orígenes del cristianismo pueden distinguirse tres fases. A) La vida de Jesús (6 a. C.-30d.C): -Muerte y resurrección de Jesús B)La generación apostólica (30-70 d.C.) -Muerte de los que habían conocido a Jesús -Destrucción de Jerusalén C) La segunda generación cristiana ( d. Interés en conservar fielmente la tradición recibida -Cambios notables en el judaísmo a causa de la destrucción de Jerusalén.

22 1º Jesús y sus discípulos (27-30d.C.) Jesús no escribió sus enseñanzas. Tampoco sus discípulos fueron tomando nota de sus palabras o de sus signos que realizaba. Sin embargo el origen de los evangelios se encuentra en él y en el grupo de los discípulos que lo acompañaban, porque la tradición evangélica hunde sus raíces en las palabras y los signos de Jesús, de las que fueron testigos los discípulos, convocados por Jesús para que estuvieran con él y para enviarlos a predicar (Mc 3, 14)

23 Las palabras y los signos de Jesús despertaban admiración en la gente (Mt 4, 24);( Mc 1, 28). Sus enseñanzas eran fáciles de recordar, porque hablaban de realidades concretas y de situaciones de la vida cotidiana, y además Jesús las repetía repitiendo esquemas muy sencillos. Lo mismo ocurría con sus signos; eran parecidos a los que realizaban los profetas y casi siempre tenían una intencionalidad concreta.

24 Estos signos y enseñanzas de Jesús, que eran conocidos por sus contemporáneos, quedaron especialmente grabados en la mente y en el corazón del pequeño grupo de discípulos. Con ellos, Jesús estableció una relación especial. La llamada de Jesús supuso un cambio radical en sus vidas: lo dejaron todo para seguirle y para compartir su estilo de vida y hasta su destino (Mc 1, 16-20); (10, 28-30)

25 Jesús les enseñaba con sus palabras y con sus formas de actuar, y les dedicó una atención especial, explicándoles el sentido de sus palabras y ayudándoles a profundizar en su mensaje (Mc, 4, 34; 9, 30-31) con la intención de enviarlos después a predicar la buena noticia que él anunciaba (Mc 6,7-13)

26 2º Los comienzos de la tradición de Jesús Cuando se habla de la relación de Jesús con sus discípulos hay que tener en cuenta la importancia que tenía la memoria en la antigüedad, sobre todo entre los judíos. Nosotros vivimos en una sociedad en la que los medios para almacenar información se han desarrollado enormemente, y en la que la inmensa mayoría de la gente es capaz de accedes a dicha información, porque saben lee.

27 Sin embargo, las sociedades en las que la Escritura esa muy cara, y en las que además eran muy pocos los que sabían lee y escribir, desarrollaban prodigiosamente la memoria. Es providencial la importancia que la tradición bíblica da a la memoria, sobre todo la tradición sapiencial, en la que el maestro enseñaba a sus discípulos máximas y advertencias para que las aprendieran de memoria.

28 En los tiempos de Jesús la instrucción tenía tres ámbitos: la casa, la sinagoga y la escuela, y en los tres el medio de transmisión de la enseñanza era la memoria. El padre enseñaba a los hijos las tradiciones familiares y religiosas; en la sinagoga se aprendía de memoria las principales oraciones y algunos textos importantes de las Escrituras; finalmente, aunque no todos tenían acceso a la escuela, esta institución estaba muy extendida, y estaba basada en la memorización. En este contexto es fácil entender que la relación que Jesús establece con sus discípulos implica la memorización de sus palabras y enseñanzas.

29 Así pues, el origen de la tradición evangélica se encuentra en los discípulos, que habían escuchado muchas veces las enseñanzas de Jesús y habían sido testigos de sus signos, y además habían sido enviados a proclamar el mismo mensaje de Jesús.

30 SEGUNDA ETAPA: La transmisión de los recuerdos sobre Jesús en las comunidades cristianas. 1º La generación apostólica (30-70) La vida de Jesús terminó trágicamente, la cruz parecía el final, pero no fue así, sus discípulos lo vieron después de morir. Había resucitado. Fue una experiencia que les hizo recordar con una luz nueva todo el camino que habían hecho junto a él. Sus palabras y sus signos fueron adquiriendo poco a poco un sentido más profundo, más auténtico. Eran las palabras y los signos del resucitado, del Hijo de Dios.

31 Esta etapa de la historia del Cristianismo se caracteriza por la rápida expansión del mensaje cristiano, que dio lugar al nacimiento de las comunidades cristiana (Samaría, la región costera de Palestina, Asia Menor, Grecia y finalmente Roma). En el año 50 d.C. a sólo 20 años de la muerte de Jesús, el cristianismo se había extendido por toda la parte oriental del imperio.

32 Los recuerdos de Jesús se fueron transmitiendo y conservando en los diversos ámbitos de las comunidades cristianas: la predicación, la catequeis y la celebración. Los misioneros cristianos que iban anunciando la buena noticia, ilustraban su predicación contando los signos que Jesús había realizado; repetían sus parábolas y enseñanzas, y trataban de mostrar que en Jesús se habían cumplido las promesas del Antiguo Testamento.

33 Comienzan las citas y referencias al Antiguo Testamento. Los destinatarios conocían las Escrituras, y hay que tener en cuenta que la expansión del cristianismo se desarrolló en un clima de polémico con el judaísmo. Los misioneros cristianos y las comunidades cristianas fundadas por ellos se vieron en la necesidad de mostrar que en las Escrituras estaba anunciada la muerte y resurrección de Jesús

34 Finalmente en esta época se empiezan a formar pequeñas colecciones de parábolas (Mc 4), controversias (Mc 2, 1-3.6) o milagros (Mc 5) y también comienzan a crearse pequeñas unidades narrativas, como el relato de la pasión. Estas colecciones eran más difíciles de memorizar, y por esta razón empezaron a ponerse por escrito. De todas las colecciones, la más importante es la colección de dichos de Jesús conocida como fuente Q (del alemán Quelle= fuente)

35 TERCERA ETAPA: La redacción de los evangelios 1º La segunda generación cristiana La desaparición de los apóstoles que habían conocido a Jesús genera una nueva situación. Ya nadie podía decir, yo lo vi, y `por eso se hacía urgente conservar de forma fidedigna las tradiciones recibidas.

36 Nacen así diversas tradiciones vinculadas a los apóstoles de la primera generación: La tradición de Pedro, que tenía su centro en Antioquía, la de Santiago en Jerusale´n, la de Juan en las zonas rurales de la Transjordania, y las de Pablo que eran las más extendidas, en las regiones de Asia Menor, Grecia y Roma.

37 En esta época el cristianismo había llegado hasta Egipto y a otros lugares, donde florecieron otras tradiciones vinculadas a otros apóstoles. Durante esta segunda generación se inició un proceso de unificación de las diversas tradiciones en torno a las dos más importantes la petrina y la paulina, que se convirtieron en norma y medida de las demás

38 . 2º El papel de los evangelistas Los evangelios son el último eslabón de este proceso de unificación de las diversas tradiciones que se habían transmitido en diversos ámbitos de la vida de las comunidades y en diversos géneros literarios. El papel de los evangelistas fue integrar estas tradiciones, algunas de las cuales constaban ya por escrito, e integrarlas dentro de un marco narrativo.

39 Todos ellos llevaron una importante labor redaccional, que consistió en seleccionar los materiales recibidos, y situarlos dentro del marco narrativo de su obra, abreviándolos o ampliándolos, para iluminar las nuevas circunstancias que vivían sus comunidades.

40 Los evangelistas contaron ciertamente con fuentes, pero la mayoría de ellas no se conocen. El único hecho demostrable es que mateo y Lucas utilizaron el evangelio de Marcos. Es también probable que Lucas y Mateos utilizaran la fuente de dichos (Q). Además de estas dos fuentes, ambos evangelistas contaron con tradiciones propias (M= material propio de Mateo; L= material propio de Lucas), orales o escritas, que inclutyeron en sus evangelios. Estos datos han dado lugar a la hipótesis de las dos fuentes (Mc y Q) que trata de explicar las relaciones entre los evangelios sinópticos.

41 TRES CLAVES PARA LEER LOS EVANGELIOS 1º. Es importante tener en cuenta que los evangelios son relatos. Su carácter narrativo no es casual, sino que tiene la intención de vincular las enseñanzas y el misterio de Jesús a la historia. Es importante, pues, su contexto narrativo para que no sea una lectura incompleta.

42 2º. A lo largo del proceso de su formación, la tradición evangélica ha ido adaptándose a las diversas circunstancias de las comunidades en que se recordaban las palabras y las acciones de Jesús. Los apóstoles trataron de ser fieles a la tradición recibida y a la situación que vivían las comunidades. Por tanto al leer un pasaje del evangelio debemos preguntarnos cómo lo entendieron los primeros cristianos en las diversas circunstancias. Y también leerlos desde las circunstancias de nuestras propias comunidades

43 3º No podemos olvidar que los evangelios son testimonio de fe, que nos acercan a Jesús y a las experiencias del resucitado en las primeras comunidades cristianas. Una lectura que busca sólo noticias de Jesús, sin tener en cuenta la dimensión de la fe, no puede captar toda su riqueza.. Los evangelios son la buena noticia contada por creyentes cuya vida cambió radicalmente en el encuentro con él. Aquella experiencia suya forma parte de la revelación, es, además, el camino ideal para acercarnos a Jesús.


Descargar ppt "E VANGELIO DE SAN MARCOS Evangelio de Jesucristo Hijo de Dios."

Presentaciones similares


Anuncios Google