La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Que la contemplación de este Viacrucis dé una mayor profundidad y solidez a nuestra fe,

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Que la contemplación de este Viacrucis dé una mayor profundidad y solidez a nuestra fe,"— Transcripción de la presentación:

1

2 Que la contemplación de este Viacrucis dé una mayor profundidad y solidez a nuestra fe, que motive nuestro camino de conversión, nos haga solidarios con el dolor de la humanidad y nos comunique la esperanza en la vida nueva, en la Resurrección.

3 Señor Jesús: Quiero acompañarte en tu agonía y en esta hora dramática me siento conmovido por tu entrega al Padre Celestial, enseñándonos así a buscar la fuerza para superar nuestras debilidades en la oración y en el apoyo de nuestros amigos. Ayúdanos a confiar y a seguir el camino haciendo siempre la Voluntad del Padre. Fortalece a quienes están sudando gotas de sangre por el dolor y la desesperanza, especialmente a los más pobres y sufrientes de nuestros pueblos.

4 Por 30 monedas de plata y con un beso te traicionó quien se sentó a la mesa contigo a cenar, entregándote a los verdugos que te darían muerte. Señor, líbranos de la traición y del engaño; concédenos ser fieles en el amor, constantes en el bien y sinceros en nuestras palabras. Danos valor para no traicionar a nuestros hermanos porque lo que hagamos con ellos, contigo lo hacemos también.

5 Señor Jesús, tú fuiste injustamente condenado por el Sanedrín. Hoy también nosotros te condenamos con nuestros pecados. Te condenamos cuando le fallamos a la humanidad cruzados de brazos, sin luchar por una mejor calidad de vida para nuestros hermanos. Haz que quienes somos seguidores tuyos trabajemos con entusiasmo y valentía para que Tu Reino de fraternidad, de justicia, y de paz crezca allí donde vivimos.

6 Señor Jesús: Te negamos cuando no acogemos al más pobre y sufriente, cuando callamos ante las mentiras e injusticias. Tú que comprendes nuestra fragilidad y sales a nuestro encuentro para fortalecer nuestra Fe y compromiso, concédenos el valor necesario para reconocer nuestras cobardías y retomar el camino de la fidelidad.

7 Jesús, también nosotros te juzgamos cuando permanecemos aferrados a nuestras comodidades y por miedo no nos atrevemos a romper las cadenas injustas. Danos Señor valentía para defender la verdad y salvar la vida de tantos inocentes condenados a la muerte.

8 Tú sigues siendo burlado y despreciado entre nosotros en las personas que son perseguidas, torturadas, marginadas por nuestra sociedad. Señor, abre nuestro corazón para que sepamos reconocer en todo ser humano, especialmente en los mas pobres y enfermos la dignidad real de un hijo de Dios y trabajar para defenderlos. Que tu Sangre purifique nuestra mente de malos pensamientos y nuestro cuerpo de tantos pecados cometidos con él. Enséñanos a no buscar las glorias de este mundo y a seguir siempre tus caminos.

9 Contemplándote a ti comprendemos que la cruz no significa conformismo, pasividad o cobardía; cargar con la cruz cristiana es asumir el sufrimiento que exige la construcción del Reino. Perdónanos por no haber aceptado tantas veces los sufrimientos que trae consigo el compromiso cristiano.

10 Hay tantos que llevan pesadas cruces que nosotros podemos aliviar... La cruz de dolor de madres que han perdido a sus hijos, de las que no tienen con qué alimentarlos, ni tienen un techo que darles. La cruz del joven perdido y de todos aquellos que les falta ilusión. Señor, no queremos ser simples espectadores de la pasión dolorosa que sigues vivendo en tantos hermanos nuestros. Danos fortaleza y valentía para aliviar sus cargas con nuestra comprensión y solidaridad.

11 Consuela, Señor, a todas las mujeres que sufren y haz que sus lágrimas sean semilla de esperanza para un futuro mejor. Ven en ayuda de todas las mujeres que sufren descriminación y rechazo; nuestras madres, esposas, hijas y hermanas. Haz que todos sepan respetarlas y reconocer su justo lugar en la Iglesia y en la sociedad.

12 Señor, te reconocemos como nuestro Salvador. Te Bendecimos y te Adoramos clavado en la Cruz, signo de victoria y triunfo. Ayúdanos a aceptar las cruces de cada día con esperanza y amor. Tú que vives y Reinas por los siglos de los siglos. Amén.

13 Señor Jesús, tu Misericordia sorprendió al buen ladrón y nos sorprende a nosotros que somos tan vengativos y duros de corazón, ayúdanos a perdonar a quienes nos ofenden, a ser comprensivos y generosos con quienes están equivocados.

14 Amado Jesús, en el momento supremo de tu vida nos regalas el tesoro que te queda, María, para que acudamos a ella como hijos. Queremos llevarla a casa como lo hizo Juan y amarla como la amaste tú... y aprender de ella a seguir tus ejemplos y enseñanzas. Amén.

15 Por tu muerte, por tu amor, haznos capaces de amar como tú. Señor mío, tu muerte no es un hecho del pasado. Hoy sigues muriendo en muchos inocentes que son maltrados, torturados, en muchos cristianos que reniegan de su fe y en nosotros, cuando negamos amor a las personas más cercanas o a los que están más necesitados.

16 Te colocaron en un sepulcro nuevo y lo sellaron con una enorme piedra. Allí permaneciste hasta el amanecer del tercer día aguardando la promesa del Padre, La Resurección. Tú que has muerto y resucitado para darnos vida, y llevarnos a la eternidad, ayúdanos a morir a nuestros intereses egoístas para que nuestra vida sea fecunda en obras de amor, justicia, y solidaridad.

17 Tu Resurrección nos demuestra que el sufrimiento tiene sentido, que los momentos difíciles que vivimos en lo personal, familiar y social, constituyen el abono que ofrecemos con amor para que reine la paz y la justicia en nuestro mundo. Te pedimos que nos ayudes a vivir en la esperanza para no desfallecer en los momentos de oscuridad. Tú que vives y Reinas por los siglos de los siglos. Amén.

18 Pasión de Cristo, Camino doloroso y tormentoso, que cada uno de sus pasos quiebre las piedras de mi camino y yo besaré sus pies por todos aquellos que no veneran las llagas que le hicieron los clavos que lo atravesaron. Llaga del hombro de Cristo, márcame como Hierro Divino, para sentir Su compañía noche y día en este viaje peregrino, para que la soledad no sea mi compañera de camino a la Casa del Padre Celestial. Sangre que brotó de las manos de Cristo, con los clavos que las atravesaron escribe con tinta roja mi nombre en los capítulos de la Eternidad, donde la Salvación me será dada gracias a cuanto creí y amé. Sangre y Agua que brotaron del costado de Cristo, lávame con Su Pasión, restáurame con Su Perdón. renuévame con Su Amor, levántame con Su Poder, y sáname con la Unción del Espíritu Santo Consolador. ¡Espíritu de Cristo entregado en la Cruz, inclina tu cabeza sobre mí y exhala Tu aliento vivificador! Amén...+


Descargar ppt "Que la contemplación de este Viacrucis dé una mayor profundidad y solidez a nuestra fe,"

Presentaciones similares


Anuncios Google