La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Curso de preparación para la Primera Comunión Instituto de Formación Teológica en Internet www.oracionesydevociones.info Vigésimo octavo envío I. Historia.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Curso de preparación para la Primera Comunión Instituto de Formación Teológica en Internet www.oracionesydevociones.info Vigésimo octavo envío I. Historia."— Transcripción de la presentación:

1 Curso de preparación para la Primera Comunión Instituto de Formación Teológica en Internet Vigésimo octavo envío I. Historia Sagrada: Andanzas y enseñanzas III II. Verdades del Compendio: nn.271 a 285 Esta presentación fue preparada por Violeta Brenes y el P. Juan María G.

2 Andanzas y Enseñanzas III

3 Por ese entonces, Herodes, hermano de Arquelao, e hi- jo de aquel otro Herodes que per- siguiera al Niño Jesús, había hecho degollar a san Juan Bautis- ta, al que tenía preso. La cosa fue así:

4 Una sobrina suya, Salomé de nombre, bailó delante del rey y sus invitados, en una fiesta que hubo en el palacio. Y tanto les gustó el baile a todos que Herodes prometió darle a la chica cualquier cosa que pidiera.

5 Ella fue a preguntar- le a su madre que pedir y su madre que odiaba a Juan le in- dicó: -Pedí que se en- tregue la cabeza de Juan en una bandeja. Así murió Juan, el último de los profetas, cuya vida es ejemplar, como una bisagra de oro entre el Antiguo y Nuevo Testa – mento.

6 Un grupo de gente escuchaba a Jesús, que les hablaba. Y una barra de chicos de la calle, que habían andado por ahí ha – ciendo travesuras, querían acercarse a Él.

7 Los discípulos no se lo permitían para que no me- tieran barullo. Cuando Jesús se dio cuenta, dijo: -Dejen que los chicos vengan a Mí. Porque el que no recibe con la sencillez de un niño el Reino de los Cielos, no va a entrar en él.

8 Los chicos se arrimaron y Jesús jugaba con ellos.

9 Aproximándose a Jerusalén, el Señor venía hambriento. Vio una higuera muy linda de ver, llena de hojas, verdes, brillantes. Y aproximó a ella en busca de higos. Hojas nomás tenía la higuera. Jesús la maldijo. al día siguiente pasaron por el mismo lugar. La higuera se había secado hasta la raíz. Pues cuando el Señor llega hasta nosotros en busca de frutos, es mala excusa alegar que no es tiempo o- portuno que espere hasta más adelante.

10 Un gran trigal se extendía ante los ojos de Jesús y su pequeña comitiva. El sol doraba las espigas que el viento inclinaba. Reflexionó el Señor en alta voz:

11 -La cosecha es grande y pocos los cosechadores. Pidan al dueño del cam- po que mande gente pa- ra recogerla. Se refería a su Padre como dueño de las almas y a la escasez de los apóstoles, necesarios para llevar- los a Él.

12 Desde una loma cercana a Jerusalén, los após- toles le comentaron a Jesús la magnificencia del Templo, las piedras labradas de sus muros. Sus puertas de bronce, sus cúpulas resplande- cientes. Jesús lo observó con pena y anunció que de él no quedaría piedra sobre piedra.

13 También, en otra oportu- nidad, se quedó miran- do a la ciudad y profetizó su próxima destrucción. Lo dijo llorando porque Jerusalén era la capital de su patria terrena. Años después, Jerusalén fue arrasada y demolido El Templo.

14 Hacia los últimos tiem- pos de las andanzas de Jesús, lo invitaron a una comida. El dueño de casa, desa- tento, no cumplió con Él los detalles que establecía la buena educación de en- tonces.

15 No le dio el beso de bienvenida ni le o- freció pasar al baño para lavarse. Antes que sirvieran los postres, entró en el comedor una mujer, suelto el pelo y llenos los ojos de lágrimas. Se a - rrodilló junto al Señor, besándole los pies y bañándolos con su llanto.

16 Los invitados criticones pensaban: se ve que no sabe quién es ésta, que si no… Otro tanto pen- saba el dueño de la casa. Jesús le dijo: -Vos no me diste el beso de bienvenida ni me permitiste lavarme los pies. Esta mujer, en cam- bio, redimió tus descuidos besándomelos y me los lavó con sus lágrimas. Aprendé de ella

17 Les dio esta lección aunque sabía muy bien que, hasta entonces María Magdalena- que así se llamaba la mujer llegaría a santa- había lleva- do una vida de farra corrida. Pero también sabía que estaba arrepentida y que lo quería con toda el alma. Por eso, en otra ocasión, diría que al que tiene mucho amor a Dios mucho le será perdonado.

18 Verdades del Compendio ( nn. 271 a 285 ) EL SACRAMENTO DE LA EUCARISTÍA La Eucaristía es el sacrificio mismo del Cuerpo y de la Sangre del Señor Jesús.

19 Que Él instituyó para perpetuar en los siglos, hasta su segunda venida, el sacrificio de la Cruz, confiando así a la Iglesia el memorial de su Muerte y Resurrección.

20 Es signo de unidad, vínculo de caridad y banquete pascual, en el que se recibe a Cristo, el alma se llena de gracia y se nos da una prenda de la vida eterna.

21 Jesucristo instituyó la Eucaristía el Jueves Santo, la noche en que fue entregado ( 1 Co. 11,23 ), mientras celebraba con sus Apóstoles la Última Cena.

22 Después de reunirse con los Apóstoles en el Cenáculo; Jesús tomó en sus manos el pan, lo partió y se lo dio diciendo: Tomad y comed todos de él, porque esto es mi Cuerpo que será entregado por vosotros.

23 Después tomó el cáliz con el vino y les dijo: Tomad y bebed todos de él, porque éste es el caliz de mi Sangre, Sangre de la Alianza nueva y eterna, que será derramada por vosotros y todos lo hombres, para el perdón de los pecados. Haced esto en conmemoración mía

24 La Eucaristía es fuente y culmen de toda la vida cristiana. En ella alcanzan su culmen la acción santi – ficante de Dios sobre nosotros y nuestro culto a Él.

25 La Eucaristía contiene todo el bien espiritual de la Iglesia: el mismo Cristo, nuestra Pascua. Expresa y produce la comunión en la vida divina y la unidad del Pueblo de Dios. Mediante la celebración eucarística nos unimos a la liturgia del cielo y anticipamos la vida eterna.

26 Los nombres más comunes son: Eucaristía, Santa Misa. Cena del Señor, Fracción del Pan, Celebración Eucarística, Memorial de la Pasión, Muerte y Resurrección del Señor, Santo Sacrificio, Santa y Divina Liturgia, Santos Misterios, Santísimo Sacramento del Altar, Sagrada Comunión.

27 En la Antigua Alianza, la Eucaristía fue anunciada sobre todo en la cena pascual, celebrada cada año por los judíos con panes ázimos, como recuerdo de la salida apresurada y liberadora de Egipto.

28 Jesús la anunció en sus enseñanzas y la instituyó celebrando con los Apóstoles la Última Cena durante un banquete pascual.

29 La Iglesia, fiel al mandato del Señor: Haced esto en memoria mía ( 1 Co. 11,24 ), ha celebrado siempre la Eucaristía, especialmente el domingo, día de la Resurrección del Señor.

30 La celebración eucarística se celebra en dos grandes momentos, que forman un solo acto de culto: La liturgia de la Palabra, que comprende la proclamación y la escucha de la Palabra de Dios y la liturgia eucarística, que comprende la presentación del pan y del vino

31 La anáfora o plegaria eucarística, con las palabras de la consagración, y la comunión.

32 El ministro de la celebración de la Eucaristía es el sacerdote (obispo o presbí- tero), válidamente ordenado, que actúa en la persona de Cristo Cabeza y en nombre de la Iglesia.

33 Los elementos esenciales para celebrar la Eucaristía son el pan de trigo y el vino de vid.

34 El sacrificio de la Cruz y el sacrifico de la Eucaristía son un único sacrificio. Son idénticas la víctima y el oferente, y sólo es distinto el modo de ofrecerse: de manera cruenta en la Cruz, incruenta en la Eucaristía.

35 La Eucaristía se ofrece también por todos los fieles, vivos o difuntos, en reparación de los pecados de todos los hombres y para obtener de Dios beneficios espirituales y temporales.

36 También la Iglesia del cielo está unida a la ofrenda de Cristo. Jesucristo está presente en la Eucaristía de modo verdadero, real y sustan- cial: con su Cuerpo y con su Sangre, con su Alma y su Divinidad.

37 Cristo, todo entero, Dios y hombre, está presente en ella de manera sacramental, es decir, bajo las especies del pan y del vino. Transubstanciación significa la conversión de toda la sustancia del pan en la sustancias del Cuerpo de Cristo y de toda la sustancia del vino en la sustancia de su Sangre.

38 Esta conversión se opera en la plegaria eucarística con al consagración. Sin embargo, permanecen las características sensibles del pan y del vino. La fracción del pan no divide a Cristo. La presencia eucarística de Cristo continúa mientras subsistan las especies eucarísticas.

39 Oraciones y liturgia El Himno Adorte Te Devote Te adoro con devoción, Dios escondido, oculto verdaderamente bajo estas apariencias. A Ti se somete mi corazón por completo, y se rinde totalmente al contemplarte. Al juzgar de Ti, se equivocan la vista, el tacto, el gusto; pero basta el oído para creer con firmeza; creo todo lo que ha dicho el Hijo de Dios: nada es más verdadero que esta Palabra de verdad. En la Cruz se escondía sólo la Divinidad, pero aquí se esconde también la Humanidad; sin embargo, creo y confieso ambas cosas, y pido lo que pidió aquel ladrón arrepentido.

40 Oraciones y liturgia No veo las llagas como las vio Tomás pero confieso que eres mi Dios: haz que yo crea más y más en Ti, que en Ti espere y que te ame. ¡Memorial de la muerte del Señor! Pan vivo que das vida al hombre: concede a mi alma que de Ti viva y que siempre saboree tu dulzura. Señor Jesús, Pelícano bueno, límpiame a mí, inmundo, con tu Sangre, de la que una sola gota puede liberar de todos los crímenes al mundo entero. Jesús, a quien ahora veo oculto, te ruego que se cumpla lo que tanto ansío: que al mirar tu rostro cara a cara, sea yo feliz viendo tu gloria. Amén.


Descargar ppt "Curso de preparación para la Primera Comunión Instituto de Formación Teológica en Internet www.oracionesydevociones.info Vigésimo octavo envío I. Historia."

Presentaciones similares


Anuncios Google