La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Hombres por la Igualdad (León) 2005 La historia ofrece pocos ejemplos en los que miembros de un grupo dominante hayan apoyado la liberación de sus dominados,

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Hombres por la Igualdad (León) 2005 La historia ofrece pocos ejemplos en los que miembros de un grupo dominante hayan apoyado la liberación de sus dominados,"— Transcripción de la presentación:

1

2 Hombres por la Igualdad (León) 2005

3 La historia ofrece pocos ejemplos en los que miembros de un grupo dominante hayan apoyado la liberación de sus dominados, y de cuya subordinación se han beneficiado.

4 El silencio nos hace cómplices

5

6 Movimientos por la igualdad Desde los últimos 20 años se está impulsando, por parte de los varones de varios países occidentales (escandinavos, EEUU, UK, Australia, Canadá, Francia e incipientemente España), una serie de actividades organizadas, luchas y reivindicaciones que tienen a la masculinidad como tema principal. A dichas actividades se las que se ha dado en llamar "políticas de la masculinidad" en los ambientes académicos, y "movimientos" en el lenguaje popular. Casi ninguno de estas prácticas considera a la masculinidad como algo garantizado y natural, sino algo a transformar. Y todas también, directa o indirectamente, intentan ser una respuesta al desafío que suponen los avances y cambios de las mujeres y el feminismo. Dentro de ellos el movimiento profeminista es un movimiento de crítica y deconstrucción de la masculinidad tradicional hegemónica

7 Movimiento profeminista Constituido por hombres que se han acercado al movimiento a través de la comprensión de la injusticia sobre las mujeres en nuestra sociedad, por sus reflexiones a partir del conocimiento del feminismo o por haber tomado distancia del modelo masculino hegemónico.

8 Movimiento profeminista Quienes participan en este movimiento se nutren de las ideas del feminismo de la igualdad y de la perspectiva de género, cuestionan la opresión femenina, así como la alienación mutiladora y deshumanizante de la socialización de los varones. Reconocen la responsabilidad masculina en el mantenimiento de la subordinación social de las mujeres y ejercen una autocrítica sobre el propio ejercicio del poder. No son anti-hombres o resentidos con la masculinidad sino que rechazan el modelo masculino dominante, el sometimiento acrítico al corporativismo masculino, no se avergüenzan de la influencia de las mujeres en sus vidas, y proponen el activismo social, la investigación y la formación de grupos de reflexión de hombres para cuestionar el ideal de masculinidad tradicional y construir masculinidades alternativas, romper la complicidad masculina antisexista y practicar la igualdad con las mujeres.

9 Si somos parte del problema, somos también parte de la solución La forma en que mejor podemos contribuir a la lucha contra la desigualdad es intentando convencer a los otros hombres de lo injusto de la situación, de la necesidad de acabar con los comportamientos masculinos que la reproducen y de que una vida mejor es posible tanto para las mujeres como para los propios hombres. Hemos traducido al masculino buena parte del discurso feminista, e incorporado las ideas que van surgiendo del análisis autocrítico de nuestra masculinidad. Hoy son cada vez más los que creen que la satisfacción de las reivindicaciones de las mujeres es necesaria porque repara agravios históricos injustificables, al tiempo que permite mejorar nuestra calidad de vida y la del resto de la humanidad. La implicación de los hombres es necesaria porque si somos parte del problema también lo somos de la solución.

10 Estamos evolucionando

11

12

13 Sin embargo ahora somos iguales… ¿o no? La legislación lo contempla Preguntad a las chicas y chicos de la Universidad y de los Institutos Sólo unas cuantas locas a quienes se les tilda de feministas andan con la tabarra Ahora quien no es igual es porque no quiere

14 Se están produciendo cambios Los hombres cocinan, a veces limpian, hacen la compra –más cuando están jubilados-, llevan los niños y las niñas al colegio, los fines de semana juegan con ellos y ellas, participan en el nacimiento, cambian pañales y poco más. Bonino, 2000 Pero estos cambios se realizan más a partir de que configuran una pareja estable, ya que los jóvenes que viven en casa de su familia tienen una participación irrelevante. Y ese cambio, depende más del nivel económico de la mujer y su capacidad / intención de proponer cambios, que de la educación o edad del hombre.

15 Algunos datos en España El 85% de los hombres cree que la mujer tiene derecho a trabajar fuera de casa, pero sólo el 40% cree que las tareas domésticas deben repartirse. El 50% de los hombres que conviven con familiares no hacen nada en el hogar, excepto comer y descansar. Sólo un 3% comparte igualitariamente las tareas domésticas. La presencia del hombre/pareja en el hogar aumenta el trabajo de las mujeres en 8 horas semanales, generando un trabajo similar o mayor a otro hijo. De hecho, muchas mujeres amas de casa manifiestan que consiguen la jubilación cuando enviudan.

16 Algunos datos en el mundo Sólo un 27% de las mujeres tienen trabajo asalariado Sólo un 20% tienen poder de decisión política en la U.E. 82% a 18% en poder económico 95% a 5% en puestos de responsabilidad 15% a 85% en corresponsabilidad familiar

17 La cultura patriarcal Todos y todas somos hijos/as del Patriarcado ¿Y esto a qué se debe?

18 La construcción de la subjetividad masculina En cuanto nacemos, o la ecografía permite conocer el sexo del feto, la familia empieza a hacer proyectos y dar pasos que tengan en cuenta esta circunstancia, que determina el nombre y condiciona casi todo lo que tenga que ver con él: la ropa, los colores, los juguetes, etc Desde que nace se trata de fomentarle unos comportamientos y reprimirle otros, al tiempo que se le transmiten ciertas convicciones de lo que significa ser hombre.

19 La socialización que hemos recibido

20

21 La historia que nos han contado La historia de las mujeres La historia de los hombres

22 ¿Las mujeres? Son inocentes. Ellas continuaron alumbrando vida, mientras nosotros seguíamos destruyéndola siempre que podíamos. ¿A cuántas mujeres se les ha ocurrido exterminar a una raza entera? A ninguna. ¿Cuántas mujeres han vertido petróleo en los océanos, agregado toxinas a nuestros alimentos o insistido en que los deportivos utilitarios sean cada vez más grandes? Veamos, deje que piense… De las 816 especies vitales para el ecosistema que se han extinguido desde que Colón se extravió y apareció por aquí, ¿cuántas creen que fueron liquidadas por mujeres? Todos sabemos la respuesta (Moore, 2003, 140).

23 La historia que nos han contado Los hombres hicieron la historia ¿y las mujeres? Los hombres y las mujeres hacemos la historia

24 Los valores que nos han inculcado más alto, más fuerte, más rápido

25 Las emociones que no nos han permitido Los niños nacen con capacidad para expresar sus emociones pero se les socializa fuera de ellas o se les enseña a expresar la ternura a través de la rudeza, (apretones de mano, palmadas en la espalda, exigencia,...). Nos enseñaron a no llorar…

26 Las relaciones que nos han enseñado (conquista, honor, lucha…)

27 El lenguaje que hemos aprendido Los nómadas no vivían en ciudades y pueblos como los nuestros… ¿A qué sexo dirían que pertenecen las personas de las que habla la frase? …se desplazaban con sus mujeres, hijos y enseres en busca de alimentos ¿Qué papel representan las mujeres?

28 Las imágenes que nos venden

29 El poder que no hemos compartido Somos minoría y desde tiempos inmemoriales hemos sojuzgado a la mayoría femenina. En otros países, eso representaría una muestra de apartheid, pero aquí ha colado. Desde el nacimiento de EEUU, hace más de 225 años, nos hemos encargado de que ninguna mujer acceda a los cargos más importantes de nuestra administración. Y, de hecho, la mayor parte de ese tiempo nos hemos asegurado de que no accedan a cargo alguno. Además, durante los primeros 130 años de elecciones presidenciales, las mujeres no tenían derecho al voto. Ya en 1920, para simular que jugamos limpio, les concedimos ese derecho. Pero seguimos acaparando el poder.

30 Algunos datos de ejemplo en EE.UU. Ni una sola mujer ha sido nombrada candidata a la presidencia o vicepresidencia en veinte de las veintiuna elecciones celebradas desde Actualmente, sólo cinco estados están gobernados por mujeres. Las mujeres ocupan únicamente el 13% de los escaños en el Congreso. Unas 496 de las 500 principales empresas americanas están gestionadas por hombres. Sólo cuatro de las veintiuna universidades más importantes del país están gestionadas por mujeres. El 40% de las mujeres que se divorcian entre las edades de 25 y 34 años acaban en la miseria, mientras que sólo el 8% de las mujeres casadas vive bajo el umbral de la pobreza. Las ganancias de las mujeres promedian 76 centavos por cada dólar que ganan los hombres. Esto se traduce en unas pérdidas de dólares a lo largo de su vida. Para ganar el mismo salario que su homólogo masculino, una mujer tendría que trabajar todo el año más cuatro meses adicionales. (Moore, 2003, )

31 ¿Por qué no nos hacemos a un lado y les cedemos el puesto a ellas para que dirijan el mundo? Ya sé que usted es un paleto reaccionario que no quiere ver mandar a las mujeres. Pero si dejáramos que fueran ellas quienes se preocupen de construir una planta nuclear en Bahrein o de declarar la guerra a China o de decidir si las transmisiones de fútbol son de interés general, viviríamos ocho años más. Pues, hala, a callar (Moore, 2003, 149).

32 Todo esto nos ha puesto al descubierto las ventajas masculinas en relación con las mujeres y nos ha obligado al consiguiente dilema ético de como posicionarnos frente a esta injusta situación (que por otra parte se encuentra en la base de nuestra socialización masculina).

33 ¿Y si colaboramos? En vez de estar callados silenciosa y pasivamente… ¿y si nos bajamos del burro?

34 Micromachismos (Bonino, 2005) Son prácticas de dominación masculina en la vida cotidiana que realizan los varones para mantener o reafirmar el dominio sobre nosotras, o para resistirse al aumento de nuestro poder Pero son consecuencia y expresión del modo de construcción del pensamiento masculino, producto de la socialización en la cultura patriarcal

35 Tres tipos de micromachismos Coercitivos: el hombre usa la fuerza moral, psíquica, económica o de la propia personalidad, para intentar doblegar y hacer sentir a la mujer sin la razón de su parte. Suele provocar inhibición, desconfianza en si misma y disminución de la autoestima. Encubiertos: Son tan sutiles que pasan especialmente desapercibidas, razón por la que son mas efectivas que las anteriores. Por no ser evidentes, no se perciben en el momento, pero se sienten sus efectos, por lo que conducen habitualmente a una reacción retardada (y "exagerada", dicen los hombres) por parte de la mujer, como mal humor, frialdad o estallidos de rabia "sin motivo". De "crisis: suelen utilizarse en momentos de desequilibrio de la relación, tales como aumento del poder personal de la mujer por cambios en su vida o pérdida del poder del hombre por razones físicas o laborales.

36 Micromachismos coercitivos Intimidación Toma repentina del mando Apelación al argumento lógico Insistencia abusiva Control del dinero Uso expansivo del espacio físico

37 Micromachismos encubiertos Abuso de la capacidad femenina de cuidado Maniobras de explotación emocional Maniobras de desautorización Terrorismo Paternalismo Creación de falta de intimidad Autoindulgencia sobre la propia conducta perjudicial

38 Micromachismos de crisis Seudoapoyo Desconexión y distanciamiento Hacer méritos Dar lástima W. Shakespeare: La fierecilla domada

39 Tolerar la visibilización no es tarea fácil No muchas mujeres, pese a entender estas maniobras en que se ven involucradas, soportan el reconocimiento de su propia subordinación. Pocos varones, pese a reconocerse en este listado, están dispuestos a aceptar, a pesar de sus cambios, lo que en ellos aun permanece de la atávica dominancia masculina. Pero la transformación se basa en esos dolorosos reconocimientos y aceptaciones.

40 ¿Cómo cambiar? Hombres en proceso de cambio

41 La reflexión y las acciones concretas de cambio deben darse porque la construcción de la masculinidad dominante, que aplasta la humanidad de la gente, significa también la destrucción de la confianza en los niños y las niñas, que necesitan, por el contrario, modelos más positivos, sanos e integrales en los hombres con quienes comparten su hogar y sus comunidades; modelos que les permitan un desarrollo cimentado en la equidad, la libertad y la esperanza. Si no podemos darles, hoy y aquí, la sociedad que necesitan y merecen, debemos al menos intentar ofrecerles modelos de conducta que reflejen nuestro compromiso con el cambio y con la paz, para que les sea menos difícil afrontar la segregación, la inseguridad y la violencia que, de hecho, les estamos legando en herencia. Laura E. Asturias (1997)

42 Deberes para casa Escuchar a las mujeres.... aprender de ellas. Revisar diariamente nuestras actitudes, comportamientos y valores: ¿Sentimos la necesidad de dominar las conversaciones? ¿Invadimos el espacio de las mujeres que nos rodean? No tolerar los chistes sexistas: Desapruebe públicamente el comportamiento de los hombres que emplean términos sexistas y cuentan chistes degradantes para las mujeres. Los chistes y expresiones sexistas alimentan un clima en el que diversas formas de violencia física y verbal han estado aceptadas durante demasiado tiempo. Los chistes y coletillas que envilecen a las mujeres no son neutrales, al contrario, reflejan la realidad de una sociedad que ha hecho históricamente de las mujeres personas de segunda clase, y colocando a las mujeres en esta realidad, las "ponen en su lugar" aunque no sea esta la intención de su autor. Aprender a expresar las emociones Participar en talleres de formación Las soluciones son a largo plazo. Pues el sexismo se nutre de la desigualdad entre hombres y mujeres y de cómo los hombres aprenden a ser «hombres»

43 Educar en otras formas y sin estereotipos

44 Educar en compartir las tareas del hogar

45

46

47 Nuestra implicación La igualdad requiere un cambio en las relaciones y en las vidas de los hombres, al tiempo que su implicación en el proceso para conseguirla, sin que la inclusión de los hombres amenace los recursos y programas de las mujeres o cuestione la necesidad de espacios de mujeres Incluir a los hombres en la lucha por la igualdad tiene importantes beneficios, incrementa su responsabilidad en el cambio, los hace más autocríticos, los compromete en el diálogo entre los sexos, favorece que aprecien los beneficios que pueden obtener.

48 El nuevo hombre

49 ¿Qué es prometeo? Prometeo es una forma de acción colectiva, en la que sus componentes somos copartícipes de unas mismas ideas, principios y deseos con una intención de cambio que comienza por nosotros mismos al cuestionarnos una forma de dominación social. Nuestro objetivo es luchar activamente a favor de la construcción de una sociedad igualitaria, en la que no exista ningún tipo de discriminación en razón de sexo Para ello, por un lado, apoyamos decididamente las luchas y reivindicaciones de las mujeres contra la tradicional dominación masculina y, en conjunto, el sistema patriarcal. Y, por otro, creemos necesario realizar actividades de estudio, formación, comunicación, etc., dirigidas a los hombres con el fin de promover y favorecer, en ellos, lo que estimamos que es un cambio necesario que les libere de las ataduras y limitaciones que el modelo tradicional patriarcal genera. Siguiendo propuesta de AHIGE

50 Prometeo Trabajar para demostrar que, entre todos, la construcción cultural del hombre actual enmarcado en un modo de masculinidad artificial, y sesgado hacia la desigualdad entre hombres y mujeres, aún podía tener una nueva oportunidad, la oportunidad que nos brinda el forjar un hombre nuevo con una nueva forma de masculinidad en convivencia y perfecta sintonía con nuestras compañeras de ésta aldea común, y en el desarrollo de unos valores éticos que deberían mover el mundo y convertirle en un hogar habitable, tolerante, y más justo para todas y todos sus habitantes

51 Ser antisexista es ser hombre que apoya activamente el feminismo y los esfuerzos por hacer realidad la justicia de género y la igualdad. Ser antisexista es oponerse activamente a la homofobia, el racismo y a todos los patrones de superioridad y opresión. Ser antisexista es ser hombre que se arriesga a ser tachado de raro por los hombres-macho, pero que no se alejan de su postura y su compromiso por hacer desaparecer todas las formas de desigualdad y opresión. Ser antisexista es oponerse activamente a la violencia de los hombres contra las mujeres, los hijos y las hijas, la discriminación sexual y las desigualdades de poder por razón de género. Ser antisexista es hacer un esfuerzo continuo para cambiar la actitud y evitar las formas, poco perceptibles pero reiteradas y continuas, de nuestro autoritarismo y nuestra autoridad patriarcal. Ser antisexista es intentar construir una sociedad diferente, con nuevas relaciones sociales, justas y democráticas, donde la constante sea el respeto a la diferencia y el trato igualitario.

52 1. Aprenderemos y creceremos. Todo cambio nos brinda la oportunidad de aprender cosas nuevas, útiles para mejorar nuestras condiciones de vida y la de los demás. 2. Seremos más independientes. Al relacionarnos más con las mujeres estaremos más seguros de hacerlo porque nos apetece, no porque las necesitemos para que nos cubran lo doméstico. 3. Nos cuidaremos más y viviremos mejor. Aprendiendo a cuidarnos evitaremos los riesgos para la salud asociados a la masculinidad que causan enfermedades y acortan nuestra vida. 4. Tendremos más tiempo para compartir con nuestra pareja. Compartiendo las responsabilidades domésticas, la relación será más igualitaria y dispondremos más tiempo para hacer juntos las cosas que nos apetecen. 5. Veremos crecer a nuestras hijas e hijos. Compartiremos y disfrutaremos su crianza, estaremos más cerca de ellos, les conoceremos mejor, podremos ayudarles y disfrutar de sus alegrías y nos sentiremos partícipes del desarrollo de su personalidad. Diez motivos para el cambio de los hombres: (Hombres por la Igualdad, Jerez)

53 6. Es más rentable. Compartir las cargas de la economía familiar es más fácil, descansado y menos estresante que asumirlas en solitario. 7. No tendremos que estar compitiendo y demostrando cosas constantemente. Ser importante no es sinónimo de felicidad y seremos más felices si sabemos rodearnos de personas que nos aceptan tal y como somos. 8. Disfrutaremos de nuestra sexualidad. Compartir la prevención y respetar la autonomía de nuestra pareja es una forma bonita de relacionarnos que nos permite mostrar la afectividad y nos descarga de la responsabilidad sobre su placer. 9. Podremos expresar nuestros sentimientos. Tenerlos los tenemos, aunque a veces los ocultemos para evitar comprometernos o no sepamos expresarlos. 10. Aprenderemos a cooperar. Reconocer que necesitamos ayuda, pedirla y ofrecerla es el primer paso para conseguir la unión que nos permita, de ahora en adelante, seguir avanzando juntos. Diez motivos para el cambio de los hombres: (Hombres por la Igualdad, Jerez)

54 Cada vez que sea asesinada una mujer nos concentraremos los lunes en la Plaza de Botines de León a las 20 horas con todos los colectivos de mujeres

55 Ahora, más que nunca, la causa de la mujer es la causa de TODA la HUMANIDAD. B. Boutros Ghali.

56 La liberación de la mujer no es posible sin la simultánea liberación del hombre pues ambos géneros son cautivos de la misma confusión del género humano. La liberación de la mujer no es posible sin la simultánea liberación del hombre pues ambos géneros son cautivos de la misma confusión del género humano. J. A. Armada Es la causa de toda la humanidad porque …

57 Por cada mujer fuerte cansada de aparentar debilidad, hay un hombre débil cansado de aparentar fuerza. Por cada mujer fuerte cansada de aparentar debilidad, hay un hombre débil cansado de aparentar fuerza. Es la causa de toda la humanidad porque …

58 hay un hombre agobiado por tener que aparentar saberlo todo. hay un hombre agobiado por tener que aparentar saberlo todo. Por cada mujer cansada de tener que actuar como una tonta, Por cada mujer cansada de tener que actuar como una tonta, Es la causa de toda la humanidad porque …

59 Por cada mujer cansada de ser calificada como "hembra emocional", hay un hombre a quien se le ha negado el derecho a llorar y a ser sensible. Por cada mujer cansada de ser calificada como "hembra emocional", hay un hombre a quien se le ha negado el derecho a llorar y a ser sensible. Es la causa de toda la humanidad porque …

60 Por cada mujer catalogada como poco femenina cuando compite, hay un hombre obligado a competir para que no se dude de su masculinidad. Por cada mujer catalogada como poco femenina cuando compite, hay un hombre obligado a competir para que no se dude de su masculinidad. Es la causa de toda la humanidad porque …

61 Por cada mujer cansada de ser un objeto sexual, hay un hombre preocupado por su potencia sexual. Por cada mujer cansada de ser un objeto sexual, hay un hombre preocupado por su potencia sexual. Es la causa de toda la humanidad porque …

62 Por cada mujer que no ha tenido acceso a un trabajo o a un salario satisfactorio, hay un hombre que debe asumir la responsabilidad económica de otro ser humano. Por cada mujer que no ha tenido acceso a un trabajo o a un salario satisfactorio, hay un hombre que debe asumir la responsabilidad económica de otro ser humano. Es la causa de toda la humanidad porque …

63 Por cada mujer que desconoce los mecanismos del automóvil, hay un hombre que no ha aprendido los secretos del arte de cocinar. Por cada mujer que desconoce los mecanismos del automóvil, hay un hombre que no ha aprendido los secretos del arte de cocinar. Es la causa de toda la humanidad porque …

64 Por cada mujer que da un paso hacia su propia liberación, hay un hombre que se acerca a su libertad. Por cada mujer que da un paso hacia su propia liberación, hay un hombre que se acerca a su libertad. Es la causa de toda la humanidad porque …

65 LA HUMANIDAD NO PODR Á VOLAR La humanidad posee dos alas: La humanidad posee dos alas: Hasta que las dos alas no estén igualmente desarrolladas Hasta que las dos alas no estén igualmente desarrolladas la mujer y el hombre. la mujer y el hombre.

66 Necesitamos una nueva humanidad Necesitamos una nueva humanidad Necesitamos VOLAR

67 Hombres por la Igualdad (León) 2005


Descargar ppt "Hombres por la Igualdad (León) 2005 La historia ofrece pocos ejemplos en los que miembros de un grupo dominante hayan apoyado la liberación de sus dominados,"

Presentaciones similares


Anuncios Google