La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

DIOCESIS DE PASTO TIEMPO ORDINARIO CICLO A. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION.

Presentaciones similares


Presentación del tema: "DIOCESIS DE PASTO TIEMPO ORDINARIO CICLO A. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION."— Transcripción de la presentación:

1 DIOCESIS DE PASTO TIEMPO ORDINARIO CICLO A

2 DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA.

3 PREPARACION LECTURA MEDITACION ORACION CONTEMPLACIONACCION TENEMOS UN DIOS QUE PERDONA DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A

4 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. misericordiaperdón. El tema central de la liturgia de hoy es la misericordia y el perdón. Un aspecto importante en la vida de toda comunidad, familiar, eclesial o social, es el saber perdonar. Si el domingo pasado Jesús nos enseñaba cómo corregir al hermano que falta, hoy nos dice que, en todo caso, debemos saber perdonar. Es una de las consignas más difíciles que nos ha dejado Jesús a sus seguidores: más exigente que los diez mandamientos del AT.

5 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A

6 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Espíritu Santo, ven a transformarnos, a convertir nuestro corazón, para que nos acerquemos a la Palabra dispuestos a acogerla en nuestra vida como alimento que nos sacia. Que la escucha y acogida de la Palabra nos haga solidarios con los necesitados y nos haga buscar lo que verdaderamente satisface nuestros anhelos humanos en los valores de la comprensión, la paz, la justicia y la fraternidad. Amén.

7 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A

8 PONGAMOS ATENCION PARA ESCUCHAR Y RECIBIR... HAGAMOS SILENCIO Y ABRAMOS LAS PUERTAS DEL CORAZON A LA PALABRA QUE LLEGA... MIREMOS EL TEXTO PARA VER QUE DICE LA PALABRA... LEAMOS DOMINGO 18o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA.

9 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Sir. 27, 3 – 28, 9 « Perdona la ofensa de tu prójimo y se te perdonarán los pecados cuando lo pidas » PRIMERA LECTURA

10 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 22o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Sal. 103(102): «El Señor es compasivo y misericordioso» SALMO RESPONSORIAL Sal. 145(144):

11 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Ro. 14, 7-9: « » « En la vida y en la muerte somos del Señor » SEGUNDA LECTURA

12 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 22o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Mt. 18, 21-35: « » « No te digo que le perdones siete veces, sino hasta setenta veces siete » EVANGELIO:

13 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A PROCLAMACION DEL EVANGELIO DE JESUCRISTO SEGÚN SAN MATEO R/. Gloria Ti, Señor. 21 Entonces se acercó Pedro y le preguntó: - Señor, si mi hermano me ofende, ¿cuántas veces tengo que perdonarle? ¿Hasta siete veces? 22 Le contesta Jesús: - No te digo hasta siete veces, sino hasta setenta veces siete.

14 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A decidió ajustar cuentas con sus sirvientes 23 Por eso, el reino de los cielos se parece a un rey que decidió ajustar cuentas con sus sirvientes. diez mil monedas de oro 24 Ni bien comenzó, le presentaron uno que le adeudaba diez mil monedas de oro. 25 Como no tenía con qué pagar, mandó el rey que vendieran a su mujer, sus hijos y todas sus posesiones para pagar la deuda.

15 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A ¡Ten paciencia conmigo, que todo te lo pagaré!. 26 El sirviente se arrodilló ante él suplicándole: ¡Ten paciencia conmigo, que todo te lo pagaré! 27 Compadecido de aquel sirviente, el rey lo dejó ir y le perdonó la deuda. : ¡Págame lo que me debes! 28Al salir, aquel sirviente tropezó con un compañero que le debía cien monedas. Lo agarró del cuello y mientras lo ahogaba le decía: ¡Págame lo que me debes!

16 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Ten paciencia conmigo y te lo pagaré! 29 Cayendo a sus pies, el compañero le suplicaba: ¡ Ten paciencia conmigo y te lo pagaré! 30 Pero el otro se negó y lo hizo meter en la cárcel hasta que pagara la deuda. 31 Al ver lo sucedido, los otros sirvientes se sintieron muy mal y fueron a contarle al rey todo lo sucedido. ¡Sirviente malvado, toda aquella deuda te la perdoné porque me lo suplicaste! 33 ¿No tenías tú que tener compasión de tu compañero como yo la tuve de ti? 32 Entonces el rey lo llamó y le dijo: ¡Sirviente malvado, toda aquella deuda te la perdoné porque me lo suplicaste! 33 ¿No tenías tú que tener compasión de tu compañero como yo la tuve de ti?

17 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A 34 E indignado, el rey lo entregó a los verdugos hasta que pagara toda la deuda. Así los tratará mi Padre del cielo si no perdonan de corazón a sus hermanos. 35 Así los tratará mi Padre del cielo si no perdonan de corazón a sus hermanos. Palabra del Señor. R/. Gloria a Tí, Señor Jesús.

18 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A RE-LEAMOS EL TEXTO PARA INTERIORIZARLO El evangelio de hoy es el final del capítulo 18, el «Sermón comunitario», del que leíamos otro fragmento el pasado domingo. El evangelio se refiere, por tanto, a la vida comunitaria. «mi hermano» Pedro pregunta, en efecto, cuántas veces tendrá que perdonar a «mi hermano», que es la designación propia de los que compartían la misma fe en Jesús. Así, el texto quiere señalar que, si la comunidad tiene como objetivo ser el modelo del estilo de vida que Dios quiere para todos los hombres, el espíritu de perdón mutuo tiene que ser constante, sin condiciones.

19 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Y la dureza de la parábola que ilustra la respuesta a la pregunta de Pedro es hoy, para nosotros, un fuerte toque de atención ante el peligro de acostumbrarnos demasiado a ser cristianos y a pensar que nuestro cristianismo no nos exige más que lo que ya hacemos: ser cristianos nos exige perdonar siempresi no queremos dar ese perdón, Dios no nos puede admitir. ser cristianos nos exige perdonar siempre, por difícil que sea; y si no queremos dar ese perdón, Dios no nos puede admitir.

20 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A el perdón mutuo entre los discípulos.. En este Evangelio las palabras de Jesús a Pedro y la parábola que sigue, resume el pensamiento del Señor sobre el perdón mutuo entre los discípulos.. el perdón como esencial a la misericordia Más aún, nos muestra el perdón como esencial a la misericordia. Dios es misericordioso porque perdona, completa e indefinidamente, y así debemos hacer lo mismo con nuestros hermanos y hermanas. el rey le retira su perdón y lo trata como él mismo había tratado a su compañero. El mayordomo del rey de la parábola es reprobado por su actitud sin misericordia; el rey le retira su perdón y lo trata como él mismo había tratado a su compañero.

21 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A nuestra relación con Dios pasa a través de nuestra relación con nuestros hermanos y hermanas En consecuencia, Dios se relaciona con nosotros como nosotros nos relacionamos con nuestro prójimo; nuestra relación con Dios pasa a través de nuestra relación con nuestros hermanos y hermanas. No juzguen, y no serán juzgados. No condenen y no serán condenados. La medida con que midan a los demás será usada para medirlos a ustedes... Sean misericordiosos como su Padre en el cielo es misericordioso Jesús insiste en esto una y otra vez. En el sermón de la montaña, por ejemplo: « No juzguen, y no serán juzgados. No condenen y no serán condenados. La medida con que midan a los demás será usada para medirlos a ustedes... Sean misericordiosos como su Padre en el cielo es misericordioso ».

22 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A reintegrar al otro en nuestra oración, nuestra ayuda, en nuestra comunión. Perdonar es una decisión; es eliminar la venganza; es tratar de olvidar; es reintegrar al otro en nuestra oración, nuestra ayuda, en nuestra comunión.

23 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A

24 MEDITEMOS LA PALABRA QUÉ NOS DICE RELEAMOS EL TEXTO PARA VER QUÉ NOS DICE LA PALABRA... ¿QUÉ RESONANCIA TIENE ESTA PALABRA EN NUESTRO CORAZON?... DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Perdona… hasta setenta veces siete Perdona… hasta setenta veces siete ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA.

25 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A En la vida de la comunidad, sobre la que Mateo ha reunido en el capítulo 18 algunas de las consignas prácticas de Jesús, hay que saber perdonar. Pedro interviene con una pregunta: ¿tengo que perdonar hasta siete veces? La respuesta de Jesús es sorprendente: ¡setenta veces siete! A continuación, Jesús cuenta la parábola del funcionario que es perdonado y a su vez no es capaz de perdonar. Una parábola que sólo Mateo nos trae en su evangelio. Los diez mil talentos parecen ser una cantidad enorme.

26 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Mientras que los cien denarios, una más asequible. En comparación, los diez mil denarios, dicen los entendidos que equivaldrían a unos sesenta millones de denarios. La diferencia es abismal y, por tanto, la lección de la parábola más expresiva. El rey revoca el perdón anterior y exige el pago de toda la deuda al funcionario. «si cada cual no perdona de corazón a su hermano». Jesús nos avisa: «si cada cual no perdona de corazón a su hermano».

27 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Somos parte de un mundo en el que no se perdona fácilmente y en el que se alimentan divisiones y rencores; en el que cada uno es duro con su hermano; en el que no se paga lo que se debe de justicia, mientras «se ajustan cuentas» al pobre que no puede pagar.

28 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Pertenecemos a Cristo Jesús Todo en nosotros tiene sentido si lo miramos desde Cristo: la vida y la muerte. Es una convicción que Pablo ha ido desgranando a lo largo de la carta a los Romanos, y en otras: desde el Bautismo estamos insertados -injertados en Cristo, participamos de su vida, de su Espíritu. Todo en nosotros tiene sentido si lo miramos desde Cristo: la vida y la muerte. como hermanos de Cristo (a todos nos une Jesús Si creyéramos esto de veras, tendrían signo distinto todas nuestras actitudes: nuestra relación con Dios en la oración filial (como hermanos de Cristo, el Hijo mayor), nuestra caridad para los demás (a todos nos une Jesús), nuestra visión de los acontecimientos pasados y futuros (la resurrección de Cristo da luz a toda la historia).

29 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A «si vivimos, vivimos para Dios; si morimos, morimos para Dios; en la vida y en la muerte somos de Dios». Del pasaje de Pablo está tomado uno de los cantos que mejor expresan el sentido cristiano y pascual de las exequias: «si vivimos, vivimos para Dios; si morimos, morimos para Dios; en la vida y en la muerte somos de Dios». Cristo Jesús, que es el sacramento y la imagen perfecta de Dios Padre, también nos da, no sólo la enseñanza, sino también el mejor ejemplo del saber perdonar. el pastor que recupera y perdona a la oveja descarriada, o como el padre que acoge y perdona al hijo pródigo. Describe a Dios como el pastor que recupera y perdona a la oveja descarriada, o como el padre que acoge y perdona al hijo pródigo.

30 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Pero además, él mismo, Jesús, actúa con un corazón lleno de misericordia: perdona con delicadeza a la mujer pecadora, muere en la cruz perdonando a sus verdugos, después de resucitado perdona a sus discípulos (come y bebe con ellos), y en concreto a Pedro. Esta convicción del amor misericordioso de Dios, manifestado en Jesús, nos tiene que infundir confianza en nuestros momentos de debilidad. ¡Tenemos un Dios que perdona! El sacramento de la Reconciliación deberíamos considerarlo como el sacramento gozoso en que nuestra humilde confesión se encuentra con el perdón paterno de Dios, como en la parábola del hijo pródigo.

31 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Nosotros, ¿sabemos perdonar Nosotros, ¿sabemos perdonar ? Pero ese perdón de Dios, y de Cristo, debe tener otra consecuencia: deberíamos ser capaces también nosotros de perdonar, igual que perdona Dios. No sólo que no nos venguemos, sino que perdonemos. Es la característica que Cristo quiere que tengan sus discípulos: «si saludas sólo al que te saluda, ¿qué haces de extraordinario? Tú saluda también al que no te saluda». «En esto conocerán que sois mis discípulos, en que os amáis unos a otros». Y uno de los aspectos más expresivos del amor es el perdón.

32 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Pedro, al formular su pregunta, tal vez creía proponer un número exagerado. Si los rabinos Pedro pone el techo, el colmo de la generosidad, en el siete. Número que no hay que tomar aritméticamente, sino en el sentido de « muchas veces ». Pero Jesús le corrige claramente: hay que saber perdonar «setenta veces siete», que equivale a « siempr e». Y « de corazón ».

33 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A No es cuestión de números y contabilidad, sino de cambio de mentalidad. No tenemos que llevar cuenta de las ofensas que nos hacen, o que creemos que nos hacen, ni de las veces que hemos perdonado mostrándonos magnánimos. Dios tampoco lleva contabilidad de las veces que nos perdona. Precisamente Pedro (quien formuló la pregunta) fue objeto de uno de los gestos de perdón más famosos por parte de Jesús, que lo rehabilitó ante los demás después de la resurrección.

34 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A El que se sabe perdonado, perdona más fácilmente El motivo de saber perdonar a los demás no es sólo la actitud de civilización o filantropía, o el interés de tratar bien a los demás («hoy por ti y mañana por mí»). El motivo fundamental es el que ofrece Pablo a los Colosenses: «sobrellévense mutuamente y perdónense, cuando alguno tenga quejas contra otro. El Señor les ha perdonado: hagan ustedes lo mismo».

35 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Igual que los cristianos somos unas personas «evangelizadas» (a las que se les ha anunciado la Buena Noticia y están imbuidas de ella) y así se sienten más invitadas a ser «evangelizadoras» de los demás, así también los que se saben «perdonados» por Dios (por ejemplo, en el sacramento de la Reconciliación) están mejor dispuestos a «perdonar» a los demás.

36 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Todos sabemos que perdonar es difícil. No sólo cuando miramos a las grandes injusticias sociopolíticas entre los pueblos o las etnias -casos de genocidio, o de torturas masivas o de guerras totalmente injustas-, sino también en nuestra vida cotidiana, con los que tenemos más cerca en nuestra vida de familia o comunidad o trabajo. Cuando nos sentimos ofendidos, nos vienen en seguida a la mente argumentos para no perdonar tan fácilmente: motivos de justicia o de escarmiento pedagógico.

37 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A También a nosotros nos puede parecer, como a Pedro, que perdonar siete veces es el colmo de la generosidad. siempre Cristo nos enseña algo mucho más radical: perdonar siempre. Además, tenemos la tendencia a darnos fácilmente por ofendidos, porque interpretamos todo desde nuestro egoísmo. «si mi hermano me ofende...». A Pedro se le ocurrió la pregunta: «si mi hermano me ofende...».

38 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Tal vez no le pasó por la mente que él, Pedro, también podría ofender al hermano. ¡Cómo cambiaría la sociedad, y la familia, y la comunidad religiosa o eclesial, si perdonáramos y rompiéramos así la espiral de las venganzas! Haríamos bien en recordar una vez más una de las bienaventuranzas del sermón de la montaña: «bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia».

39 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Dios es un Dios que perdona Nosotros tenemos un corazón mezquino, «lento para el perdón y siempre dispuesto al rencor y la cólera», podríamos decir afirmando lo contrario que el salmo dice de Dios. Dios sí tiene un corazón misericordioso y perdonador. El salmo nos lo describe como el que siempre perdona, cura, rescata, colma de felicidad, que no está siempre acusando...

40 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A «¿no debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?». También a nosotros nos puede reprochar Jesús, como el rey al empleado intransigente: «¿no debías tú también tener compasión de tu compañero, como yo tuve compasión de ti?». Tendremos que superar la «ley del talión» (ojo por ojo y diente por diente) o la de «el que la hace, la paga». «perdonamos», pero no «olvidamos». Además, a veces «perdonamos», pero no «olvidamos». Lo que quiere Dios es una «amnistía»: el perdón y el olvido. Como dice el salmo: «como dista el oriente del ocaso, así aleja Dios de nosotros nuestros delitos».

41 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Tenemos muchas ocasiones, en la vida de familia y de comunidad, en las relaciones sociales y laborales, de imitar o no esta actitud de Dios. Envidias, celos, olvidos voluntarios o no, palabras hirientes, o que a nosotros nos parecen hirientes e intencionadas, abandono en los momentos en que necesitábamos ayuda, y no digamos ya casos de «violencia doméstica» o «violencia de género», que son los más sangrientos, pero que se pueden considerar como las puntas de iceberg de otras situaciones más cotidianas también muy ingratas.

42 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A ¿Tenemos un corazón magnánimo, fácil en perdonar? Si el hijo pródigo, al volver a casa, se hubiera encontrado con nosotros (los hermanos mayores), en vez de encontrarse con su padre, ¿hubiera terminado igual la historia? ¿O actuamos como los fariseos, que se creían santos, y como el hermano mayor, que no aceptaba que se perdonase tan fácilmente a su hermano? ¿Somos capaces de hacer fácil la rehabilitación de los que han faltado, como hizo Jesús con Pedro después de su gran fallo?, ¿o estamos continuamente echando en cara los fallos a los demás?

43 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A

44 CON LA PALABRA OREMOS -HEMOS ESCUCHADO AL SEÑOR... -AHORA LE HABLAMOS, A PARTIR DE SU PALABRA, -LO QUE ELLA HA SUSCITADO EN NUESTRO CORAZÓN... DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA.

45 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Dios nuestro, Padre misericordioso, te damos gracias por Jesucristo, nuestro hermano y Señor. Porque Él ha conocido el corazón humano, su dureza y su bondad, mejor que ninguno. De su humanidad hemos aprendido que el ser humano no sería imagen tuya si suprimiera el perdón y la paciencia, la compasión y la ternura;

46 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A pues sólo el que perdona las ofensas al hermano puede invocar el perdón de sus pecados y experimentar la reconciliación dentro de sí. Por esto Cristo murió y resucitó, porque tuvo compasión de los humanos y se entregó para pagar la deuda de los otros. Llenos de reconocimiento, bendecimos tu nombre, Padre santo, y humildemente te alabamos.

47 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Tu santidad, oh Dios, es diferente. El rencor, la venganza, la fuerza y el castigo son creaciones humanas, rasgos del pecador. Tuyos son el perdón y la espera, la compasión sin límites y la justicia final. Tu santidad se revela en la debilidad del que no sabe enojarse con su prójimo, del que sabe compadecerse de sí mismo con ternura; en la debilidad de la carne humana de Jesús y de los caminos ocultos del Espíritu.

48 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Que la Iglesia sea signo de reconciliación y de paz entre los pueblos, las familias y los miembros de cada comunidad. Concede a quienes viven en medio de odios y venganzas, de rencores no olvidados, que lleguen a la comprensión y mutua armonía. Te encomendamos a las personas y familias que se encuentran enfrentadas y reñidas a causa de «mal entendidos» e incomprensiones, para que vuelvan a la paz fraternal.

49 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Enséñanos a perdonar siempre y de corazón, para agradarte. Haznos instrumentos de tu paz.

50 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A

51 LA PALABRA CONTEMPLEMOS - LA IGLESIA SE CONMOCIONA ANTE EL MISTERIO DE DIOS - LA PALABRA LEIDA Y MEDITADA NOS CUESTIONA, EXAMINA Y OBLIGA... - LA PALABRA NOS RECONFORTA Y NOS LLENA DE ESPERANZA DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA.

52 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Escuchemos a San Agustín: «Si te alegras de que se te perdone, teme el no perdonar por tu parte. Por tanto, si tu hermano peca contra ti siete veces al día y viene a decirte que se arrepiente, perdónale (Lc 17,4). No te hastíes de perdonar siempre al que se arrepiente. Si no fueras también tú deudor, podrías ser impunemente un severo acreedor; pero si tienes un deudor, tú que eres también deudor y de quien no tiene deuda alguna, pon atención a lo que haces con el tuyo.

53 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A ¿Pierdes acaso algo de aquello que perdonas? Otorgas perdón, no dinero... ¿Qué dirás cuando no quieras conceder el perdón al pecador? Si te apena otorgar dinero al indigente, otorga el perdón a quien se arrepiente. ¿Qué pierdes, si lo concedes? Sé lo que pierdes, sé lo que dejas; lo veo, pero lo abandonas para tu bien. Abandonas la ira, la indignación, alejas de tu corazón el odio hacia tu hermano. Si permanecen estas cosas donde están, ¿dónde irás a parar tú? La ira, la indignación, el odio permanente, ¿qué harán de ti? ¿Qué mal no harán en ti? Escucha la Escritura: Quien odia a su hermano es un homicida (1 Jn 3,15).

54 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Ved y oíd al Señor en persona, pensad a quién decimos cada día las palabras propias de un mendigo: perdónanos nuestras deudas (Mt 6,12). Y tú ¿sientes hastío cuando un hermano te dice continuamente: «Perdóname, estoy arrepentido»? ¿Cuántas veces dices tú eso mismo a Dios? ¿Prescindes de esa súplica cada vez que rezas la oración? ¿Acaso quieres que te diga Dios: «Mira que ayer te perdoné, durante muchos días te perdoné, cuántas veces he de perdonarte todavía?».

55 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A No quieres que te diga: «Siempre vienes con las mismas palabras, siempre dices: perdónanos nuestras deudas, siempre te golpeas el pecho, y, cual hierro duro no te enderezas» (SAN AGUSTIN, Sermón 114 A, 2.59)

56 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Relación con la Eucaristía mea culpa Señor, ten piedad Cuando celebramos la Eucaristía, la empezamos con un acto de humildad, pidiendo a Dios que nos perdone y nos purifique: entonamos el «mea culpa» (por mi culpa) y el «Señor, ten piedad». Es un buen modo de dar inicio a nuestra celebración. La Eucaristía que celebramos también es sacramento de reconciliación y de perdón. La enseñanza de la parábola va más allá de lo individual para entrar en el ámbito de la comunidad. La Eucaristía que celebramos también es sacramento de reconciliación y de perdón.

57 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A En ella se nos manifiesta el perdón concedido por Dios mediante el sacrificio de Cristo y el compromiso nuestro de reconciliarnos con los demás y ser «testigos de la reconciliación de Dios con todos». Pero, unos momentos antes de acudir a la comunión, recitamos el Padrenuestro, la oración que nos enseñó Jesús. En esta oración hay una petición «peligrosa», porque le decimos a Dios que nos trate como nosotros tratamos a los demás: «perdónanos nuestras ofensas (en arameo, «deudas» equivale a «ofensas») como nosotros perdonamos a los que nos ofenden».

58 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A

59 ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A Algunas preguntas para pensar durante la semana 1. ¿Perdono habitualmente? 2. ¿A quién necesito perdonar? 3. ¿Qué sentido tiene: «el perdón no arregla el pasado, pero sí el presente y el futuro?» 3. ¿Qué razones podemos darnos para perdonar?

60 P. Carlos Pabón Cárdenas, eudista ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION Y EL MAGISTERIO DE LA IGLESIA.


Descargar ppt "DIOCESIS DE PASTO TIEMPO ORDINARIO CICLO A. DOMINGO 24o. – TIEMPO ORDINARIO – CICLO A ACERCARSE Y ESCUCHAR LA PALABRA DESDE LA SAGRADA ESCRITURA, LA TRADICION."

Presentaciones similares


Anuncios Google