La descarga está en progreso. Por favor, espere

La descarga está en progreso. Por favor, espere

Ecce homo!. Tríada Trágica Dr. Umberto Mazzotti

Presentaciones similares


Presentación del tema: "Ecce homo!. Tríada Trágica Dr. Umberto Mazzotti"— Transcripción de la presentación:

1 Ecce homo!

2

3

4 Tríada Trágica Dr. Umberto Mazzotti

5 Valores de Contemplación o de Encuentros significativos Valores de Creación Valores de Actitud

6 Sufrimiento El interés principal del hombre no es encontrar el placer, o evitar el dolor, sino encontrarle un sentido a la vida, razón por la cual el hombre está dispuesto incluso a sufrir a condición de que ese sufrimiento tenga un sentido. Un poco más tarde, según recuerdo, me pareció que no tardaría en morir. En esta situación crítica, sin embargo, mi interés era distinto del de mis camaradas. Su pregunta era: "¿Sobreviviremos a este campo? Pues si no, este sufrimiento no tiene sentido." La pregunta que yo me planteaba era algo distinta: "¿Tienen todo este sufrimiento, estas muertes en torno mío, algún sentido? Porque si no, definitivamente, la supervivencia no tiene sentido, pues la vida cuyo significado depende de una casualidad ya se sobreviva o no en último término no merece ser vivida.

7 Sufrimiento Tres Preguntas 1a: ¿ Por qué ? Por qué esto, por qué a mí 2a: ¿ Para qué ? Qué sentido tiene esto para mí 3a: ¿ Qué hago ? Qué hago con esto en mí, en mi vida, cómo lo afronto y encarno.

8 Culpa En el caso de la culpa, de alguna forma, la posición que uno asume, es una posición ante sí mismo (…) El hombre, de todos modos, bien puede cambiarse a sí mismo, de lo contrario no sería hombre. … es un privilegio humano el sentirse culpable, y su responsabilidad la de superar esa culpa.

9 Culpa – Max Scheler El hombre tiene el derecho de ser considerado culpable y de ser condenado. Una vez que nos manejamos con la idea de que el hombre es víctima de las circunstancias y su influencia, no sólo cesamos de tratarlo como un ser humano, sino que, además anulamos su voluntad de cambio.

10 Muerte Se trata de la aceptación de nuestra finitud y termino de la vida terrenal. Es necesario procesar lo inevitable. A través ello, se puede valorar más la existencia. Si tuviéramos una vida que durara cientos de años o fuera inmortal, es muy posible que habría muchas cosas que iríamos posponiendo, ante el pensamiento de que hay mucho tiempo para realizar lo que deseamos.

11 Muerte Frankl: La muerte le da pleno sentido a la vida Nos debería hacer más conscientes de nuestra responsabilidad frente a la vida, ya que únicamente se vive sólo una vez.

12 Sentido Éxito Desesperación Fracaso

13 TRÍADA TRÁGICA SUFRIMIENTO CULPA MUERTE OPTIMISMO TRÁGICO SERVICIO CAMBIO ESTÍMULO PARA LA ACCIÓN RESPONSABLE

14 El ser para la muerte o hermana muerte

15 Preguntas ¿Cuál es realmente el sentido último de la vida del hombre? ¿Qué sucede al morir? ¿A dónde va la persona que muere? ¿Existe un más allá? ¿Qué lugar ocupa Dios en la vida del hombre? ¿Qué puede (y qué no puede) decir la filosofía?

16 El hombre es un diálogo de pasado y futuro realizado en el presente El pasado se recuerda en la memoria y el futuro se anticipa en el proyecto imaginario; pero de un modo más inmediato, la vida es retención y propensión El instante no es un punto sin duración, sino que es un entorno temporal cuando se trata de la vida humana y no del tiempo cósmico. Pasado y futuro están presentes en una decisión, en un hacer humano; lo que se hace se hace por algo y para algo y esa presencia, por abreviada que sea, introduce la distensión temporal, la duración, en cada instante de la vida; lo cual significa que, hablando rigurosamente, esta no consta de instantes, sino de momentos. Julián Marías

17 El tiempo humano es finito y limitado Finitud cotidiana y domesticable Finitud profunda y radical que estructura internamente mi temporalidad.

18 Los inmortales Borges La muerte (o su alusión) hace preciosos y patéticos a los hombres. Éstos se conmueven por su condición de fantasmas; cada acto que ejecutan puede ser el último; no hay rostro que no esté por desdibujarse como el rostro de un sueño. Todo, entre los mortales, tiene el valor de lo irrecuperable y de lo azaroso. Entre los Inmortales, en cambio, cada acto (y cada pensamiento) es el eco de otros que en el pasado lo antecedieron, sin principio visible, o el fiel presagio de otros que en el futuro lo repetirán hasta el vértigo. No hay cosa que no esté como perdida entre infatigables espejos. Nada puede ocurrir una sola vez, nada es preciosamente precario. Lo elegíaco, lo grave, lo ceremonial, no rigen para los Inmortales. Referencia: El Inmortal, de Jorge Luis Borges, versión completa

19 ¿Qué es morir? Postura clásica: separación alma cuerpo. Tu no eres mortal, sino que lo es tu cuerpo (Cicerón) Epicuro decía que la muerte no existe. Sólo existe lo que se siente. El personalismo y otras posturas remarcan que la muerte está presente en toda la vida y no solo al final. Y luego subrayan que en la muerte no muere una parte del hombre sino el hombre en sí mismo. De esta manera se remarca la unidad de la persona pero resulta más difícil explicar su inmortalidad.

20 ¿Cómo está presente la muerte en la vida del hombre? Como posibilidad Como certeza Como necesidad de una vida seria y valiosa Pero también es lo más contrario a la naturaleza humana porque supone su destrucción: La muerte es de algún modo natural, pero también de algún modo antinatural (Tomás de Aquino)

21 Scheler y la represión de la idea de la muerte Hay una represión de la idea de la muerte que en cierta manera representa un fenómeno general y normal de la naturaleza humana. Y este fenómeno es, sin duda alguna, de gran utilidad vital. Solamente gracias a esta represión de la idea de la muerte, dejándola fuera de la zona de la conciencia clara, surge en cada una de las acciones útiles del hombre aquella seriedad, aquella importancia y significación que les faltaría si el pensamiento de la muerte estuviese siempre clara y distintamente presente en la conciencia

22 La culpa, más allá de la vergüenza

23 ¿Por qué la culpa? Que yo y conducta se distinguen se refiere, por tanto, a las situaciones en que el yo no se identifica con la conducta, es decir el yo otorga la posibilidad del error y por tanto de variar de conducta. La persona no se identifica con sus errores, con aquellas conductas en las que no se reconoce, pero si con aquellas de las que se siente orgulloso y que reconoce como suyas.

24 Tarea ardua Sin embargo desprenderse de los errores, sobre todo cuando son repetidos y forman ya pautas de conducta, son difíciles de quitar, si tenemos en cuenta que también nos construimos con nuestras conductas. Es decir eliminar errores, conductas en las que no nos reconocemos puede ser una tarea muy ardua, precisamente porque nos han construido.

25 Libertad para…. La «libertad para» es precisamente la capacidad de elegir y decidir qué ha sido un error, qué no queremos volver a hacer y qué cosas nos parecen constructivas y útiles para nuestra vida y con las que si nos identificamos. Esto puede significar un arduo camino para salir de conductas que consideramos errores con las que no nos identificamos.

26 La culpa no es vergüenza La vergüenza es un grupo de respuestas físicas (bajar los ojos o sonrojarse) mezcladas con acciones predecibles (esconderse o alejarse de los demás), pensamientos desagradables ("soy un fracaso") y desesperación espiritual. En síntesis, vergüenza es la creencia dolorosa en una deficiencia básica en uno mismo como ser humano.

27

28 Diferencia entre culpa y vergüenza Tanto la vergüenza como la culpa, son emociones interpersonales porque ambas nos indican que hay algo mal entre nosotros y los demás. Sin embargo, existen grandes diferencias entre ambas: la vergüenza se refiere al fracaso de una persona para poder ser, mientras que la culpa apunta a una falla en el hacer. Las personas dominadas por la vergüenza creen que hay algo intrínsecamente malo en ellas como seres humanos, mientras que las que tienen sentimientos de culpa piensan que han hecho algo malo que debe castigarse.

29

30 Diferencia entre culpa y vergüenza Otra diferencia importante es que las personas con sentimientos de vergüenza generalmente se preocupan por sus deficiencias, mientras que las que se sienten culpables se fijan en sus transgresiones. Por otro lado, la persona con vergüenza le teme al abandono, mientras que el culpable le teme al castigo. Es por este motivo que la vergüenza puede resultar más difícil de superar que la culpa porque tiene que ver con la persona más que con acciones específicas.

31 La culpabilidad lleva al arrepentimiento, al cambio, al perdón. La vergüenza al aislamiento….

32

33 Tesis de Elizabeth Lukas 1.No todas las posibilidades de elección son igualmente dignas de ser realizadas. 2. Lo que tendría que ser dentro de lo que podría ser, es siempre digno de ser realizado. 3. Individualizar lo que tendría que ser dentro de lo que podría ser es tarea de la conciencia. 4. Individualizar lo que tendría que ser, es vivido por la persona como el reconocimiento de posibilidades significativas. 5. De frente a las posibilidades de elección (debido a que el tiempo pasa es necesario elegir o no elegir algo). 6. En consideración de la obligación de elegir y del reconocimiento de las posibilidades significativas, el hombre decide si las posibilidades por él preferidas son significativas o no.

34 Gracia: algo que tendría que ser fuera de las posibilidades de elección y que le tocó en suerte a una persona. Sufrimiento: algo que no tendría que ser fuera de las posibilidades que toca en suerte a alguien. Mérito: algo que tendría que ser dentro de las posibilidades de elección y que la persona realiza. Culpa: algo que no tendría que ser dentro de las posibilidades de elección y que la persona realiza.

35 Discernir entonces…. De positivoDe negativo Cae en suerte a alguien GraciaSufrimiento Fruto de elección personal MéritoCulpa

36 El perdón, su necesidad en las relaciones de reciprocidad… En el juego de la identidad personal abierta al mundo encontramos felicidad y sentido. Solo el reconocimiento del otro construye identidad. Solo en las relaciones recíprocas se experimenta el reconocimiento. Solo las frustraciones propias del encuentro con el otro, otorgan consistencia a la reciprocidad. En síntesis: eludiendo las frustraciones no hay reciprocidad, sin ella no hay reconocimiento, por lo tanto tampoco identidad. El perdón es una decisión que afronta la reciprocidad siempre frustrante.

37

38 Imposesarse de la culpa de otro por amor… Por cada error cometido por el hermano pido yo perdón al Padre como si fuese mío y es mío porque mi amor toma posesión de él. Así soy Jesús. Y soy Jesús Abandonado siempre frente al Padre, como pecado y en el acto de amor más grande hacia los hermanos y por lo tanto hacia el Padre. Por lo tanto, cada pecado es mío. Así soy Jesús, Cordero de Dios que quita los pecados del mundo. De hecho mi amor los paga, quemándolos. (Chiara Lubich, apuntes de agosto de 1949)

39


Descargar ppt "Ecce homo!. Tríada Trágica Dr. Umberto Mazzotti"

Presentaciones similares


Anuncios Google